El Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol, SENDA, convoca a las entidades públicas y privadas sin fines de lucro a presentar sus iniciativas al Fondo Concursable año 2015.

“Llamo a todas las organizaciones de Lanco, Malalhue, Purulón, Aylín y localidades aledañas a postular al este gran fondo concursable que es financiado según dispone la Ley 20.000, con dineros provenientes de la enajenación de bienes y valores decomisados por delitos de tráfico de drogas, para realizar proyectos de prevención de su consumo”, enfatizó el Alcalde Rolando Peña.

Los montos a entregar por proyecto  contemplan un aporte mínimo de $1.000.000 (un millón de pesos) y un aporte máximo de $1.500.000 (un millón quinientos mil pesos) independiente de la región a la que pertenezcan.

“Las entidades convocadas para participar de estos fondos concursables pueden ser públicas y/o privadas sin fines de lucro, entre las que se incluyen, a modo de ejemplo, las organizaciones comunitarias y funcionales, juntas de vecinos y uniones comunales, entre otras, puedan presentar sus iniciativas orientadas a fortalecer las redes preventivas, a formar agentes comunitarios y a fortalecer factores protectores, disminuyendo los factores de riesgo”, destacó la encargada de SENDA en Lanco, Yerka Polanco.

 

Plazos

 

Las bases están publicadas en el sitio web www.senda.gob.cl y el plazo de postulaciones vence el lunes 27 de julio, debiéndose entregar por mano en las direcciones regionales del SENDA a lo largo del país.

Los Fondos financiaran iniciativas contextualizadas en:

Programa de fortalecimiento de redes preventivas: Actividades que buscan aumentar las capacidades preventivas de las organizaciones en el barrio para constituirse como una red preventiva; fortalecer las capacidades de convocatoria en torno a temas preventivos; involucrar a los adultos de la comunidad en la prevención del consumo de drogas dirigida a niños, niñas y jóvenes; sensibilizar a la comunidad en torno al impacto de la escasa organización o la falta de participación social en la vulnerabilidad de las personas frente al consumo; movilizar a miembros de la comunidad y organizaciones para la erradicación de procesos de estigmatización de jóvenes, consumidores de drogas o personas que pertenecen a otras culturas; preparación de la comunidad para integrar a una persona que terminó un proceso de tratamiento, entre otros. 

 

Programa de formación de agentes comunitarios: Acciones que buscan fortalecer la capacidad de los agentes comunitarios para conducir, acompañar, complementar, monitorear y evaluar la política pública de drogas en el barrio, impulsando mecanismos efectivos de participación y la adecuación permanente de las intervenciones sociales a las particularidades socioculturales, económicas y políticas del barrio. A diferencia del programa anterior, que se centra en el trabajo preventivo autónomo de la comunidad, este segundo tipo de programas apunta a la participación y el ejercicio de ciudadanía en torno a la forma en la que se desarrolla la política de drogas. Este tipo de programa puede ser desarrollado mediante jornadas de trabajo, talleres, seminarios y puede estar dirigido a distintas poblaciones dentro del barrio interesadas en elevar sus niveles de participación (participación de jóvenes, adultos, adultos mayores, niños, niñas, etc.).

 

Programas de fortalecimiento de factores protectores y disminución de factores de riesgo: Acciones  dirigidas al fomento de valores y prácticas preventivas frente al consumo de drogas en el barrio. Se trata de iniciativas con fuerte énfasis en las condiciones de desarrollo de las personas y los mecanismos de cuidado personal o colectivo, abordando niveles personales, grupales, familiares o comunitarios. Para ello deberán analizarse condiciones de vulnerabilidad específicas de las distintas poblaciones del barrio (escolaridad, discriminaciones, estigmatizaciones, violencias, desempleo, etc.) y generar abordajes que puedan impactar efectivamente en una mejora de sus recursos preventivos.